Jane Eyre

jueves, marzo 16, 2017





Título: Jane Eyre
Autora: Charlotte Brontë
Editorial: Penguin (Serie Penguin English Library)
Páginas: 560
Año: 1847 (edición de 2012)
Idioma: 2012

SINOPSIS 

Passionate, poetic and revolutionary, Jane Eyre is a novel of naked emotional power. Its story of a defiant, fiercely intelligent woman who refuses to accept her appointed place in society — and instead finds love on her own terms — has become famous as one of the greatest romances ever written, but it is also a brooding Gothic mystery, a profound depiction of character and a transformative work of the imagination.



Leí Jane Eyre por primera vez hace ya unos años, cuando aún estudiaba Filología Inglesa, y esa primera vez me sirvió para enamorarme de la novela y entender un poco más lo que estudiaría un tiempo más tarde.

Sin embargo, con el paso del tiempo, he dejado “enfriar” mi visión de la obra. He madurado, he cambiado, y mis conocimientos han aumentado y se han asentado. Con esta relectura —que hice en febrero con las chicas de The Dreamers Society— he podido leer entre líneas, comprender mucho más a los personajes y el carácter de la novela en sí. A continuación, intentaré exponer algunos de los matices que, en mi opinión, son los más importantes de esta obra. 

** Antes de empezar, me gustaría aclarar que, aunque pueda parecerlo, este post no es un estudio académico ni de la obra ni de su autora ni mucho menos, sino mi humilde opinión, como lectora y admiradora del trabajo de las hermanas Brontë. Si queréis debatir u opinar, podéis hacerlo, pero respetando tanto mi opinión como la de los demás. Dejando eso claro, empecemos.

Uno de los aspectos que más me gustan de Jane Eyre es su ambientación. Al ser una novela cargada de elementos góticos, puedes encontrar grandes mansiones, una atmósfera fría y oscura, personajes que ocultan secretos, y un largo etc. que no me detendré a comentar aquí por razones de espacio, y porque si no lo habéis hecho ya, tenéis que leer en la novela. Es en parte gracias a estos elementos góticos que la novela es capaz de transmitir un sinfín de sensaciones que van desde la desolación hasta el suspense, pasando por la tristeza y el dolor. 

Jane sufre experiencias muy trágicas desde muy pequeña; su vida está llena de penurias y malos tratos, además de una plétora de injusticias contra su persona. Ya desde el principio de la novela, el lector siente empatía y ganas de protegerla de todo mal. 

Algunas de estas desoladoras experiencias formaron parte de la vida de la autora, Charlotte Brontë, y sirven no solo para dar forma al trasfondo de Jane, sino también para llamar la atención y hacer una crítica social con respecto a las carencias que se sufrían en la época. Sin embargo, todo esto hace que Jane se convierta en una mujer de firmes valores morales y espirituales, que quiere vivir y ganarse el pan como una buena persona. Si bien es cierto que es una muchacha que apenas ha conocido vida fuera de los muros del internado en el que ha estado recluida parte de su vida, pienso que esto no la convierte en una tonta, sino al contrario. Su resiliencia y su capacidad de observación, además de su enorme inteligencia emocional le permiten enfrentarse a cualquier situación, por muy fuerte o grotesca que ésta sea.

Avanzando un poco con los personajes —que son muchos, y no hablaré de ellos porque no acabaría nunca—, me gustaría centrarme en la figura del que se convertirá en uno de los pilares fundamentales de la vida de Jane: el señor Rochester. Un hombre que, al igual que la propia Jane, está lleno de matices.Cuando leí la novela por primera vez, el señor Rochester se convirtió en uno de mis personajes masculinos favoritos. ¿Por qué? Por esos matices que ya he nombrado. No es un “galán” al uso. Incluso podría decir que no es ni siquiera un “galán”. La primera impresión que tuve de él fue la de un hombre tosco, huraño, e incluso déspota en ocasiones. Me sorprendí al descubrir, igual que Jane, que el hombre, detrás de todos esos contradictorios humores, tenía su corazoncito. 

La historia de Jane y Rochester es, desde mi punto de vista, uno de los puntos centrales de la novela, y atrae por el hecho de que es una relación apasionante. Creo que en este caso es más correcto calificarla de apasionante más que de romántica. Aunque el romance está, no es convencional. Es un romance que te desgarra por dentro, que te hace sonreír y te hace llorar a partes iguales; es un romance que te duele y de alguna manera te hace sufrir cuando ellos sufren. 

Lo que queda es hacer una lectura entre líneas de la historia. A lo largo de sus páginas, se nos muestra la anteriormente mencionada crítica social, además de una crítica de clases, y los cimientos de lo que, desde mi punto de vista, es un discurso absolutamente feminista. Charlotte Brontë fue una mujer que tuvo que buscarse la vida para sobrevivir, al igual que Jane. En la novela, critica esas mismas injusticias que el patriarcado imponía a las mujeres en la vida real, y que ella —Charlotte— vivió en carne propia. Por no hablar ya del simple hecho de cómo está construido el personaje de Jane: una mujer fuerte, inteligente e independiente, cosa que en el siglo XIX era muy raro. 

En conclusión: la pluma de Charlotte Brontë te atrapa desde la primera página. Sus palabras transmiten emociones reales; las historias que cuenta son tan reales como la vida misma. Los personajes respiran, sienten y padecen como si fuesen de verdad. Esto hace que puedas leer la novela sin importar el tiempo que haya pasado desde su publicación, porque el mensaje que transmite es atemporal. 


¡Nos vemos en el próximo post!

You Might Also Like

0 comentarios