Rebecca

martes, octubre 25, 2016


Título: Rebecca
Autora: Daphne du Maurier
Editorial: Virago
Páginas: 428
Año: 1938 (edición de 2003)
Idioma: Inglés

SINOPSIS

On a trip to the south of France,  the shy heroine of Rebecca falls in love with Maxim de Winter, a wealthy, handsome widower. But as they arrive at Manderley, his Cornish mansion, a change comes over Max and the young bride is filled with dread. Friendless in the isolated house, she realises that she barely knows the man she has married, and in every corner of every room is the phantom of his beautiful first wife, Rebecca.

Esta lectura ha sido un claro caso de "la curiosidad mató al gato". Había escuchado hablar maravillas de esta obra de du Maurier y tenía muchas ganas de leerla y, según terminé mi última LC me puse con ella. Pues bien, la he acabado y no he podido salir más decepcionada. Las razones, a continuación. Antes que nada, quiero resaltar que esta es mi opinión, y con ello no quiero tirar por el suelo la novela ni nada por el estilo. Cada uno puede hacer la lectura que quiera de la historia, y opinar lo que le parezca. Y ahora sí que sí. Metamos las manos en harina.

La primera cosa que me decepcionó de la novela fue su ritmo. Es lenta, y ya a partir de la página 30 comencé a sentir que no ocurría absolutamente nada. Le di un margen a la historia, pensando que, a medida que pasase las páginas, la cosa se tornaría más interesante, pero me equivoqué. Iba por la página 200 y seguía sin sentirme atraída por la trama. En mi opinión, que una novela tenga ritmo es fundamental para continuar con la lectura. Supongo que continué leyéndola porque tenía esperanzas de que mejorase.

En segundo lugar, me gustaría nombrar a los personajes. Porque se merecen ser nombrados. La protagonista —cuyo nombre se desconoce—, es una chica joven e ingenua, susceptible a cualquier acontecimiento, y muy dada a darle vueltas a la cabeza con respecto a TODO lo que ocurre —no exagero cuando digo que la mitad de su narración es un monólogo interno sobre qué estará pensando o diciendo tal grupo de personas acerca de tal o cual cosa—. Es una muchacha insípida, sin sustancia, que se pasa gran parte de la novela mano sobre mano, observando lo que ocurre a su alrededor, y pensando que si tuviese más seguridad en sí misma, podría cambiar las cosas. En ocasiones pensé que daría un golpe sobre la mesa y diría "basta ya", pero no lo hizo. Nunca. Jamás. Su pasividad extrema fue lo que más me frustró mientras leía.

Maxim de Winter es un hombre de carácter frío, distante, falto de emoción, que trata a la protagonista como una chiquilla. Su repentino cambio de parecer en el último cuarto de la novela no le salvan de ser un tipo insufrible. La relación de la protagonista con su marido es de total idolatría; se amolda a los cambios de humor de él, y vive por y para su felicidad, mientras que él se limita a hacerle desplante tras desplante.

La constante presencia de Rebecca y de todas sus cualidades me hicieron cogerle una tirria impresionante incluso antes de conocerla. Y me hizo descubrir el pastel antes de que se descubriese de verdad. Esto me lleva al último punto: los giros argumentales. Si bien es cierto que uno de ellos me dejó un poco confusa, la gran "revelación" no dejó de ser algo que se veía venir de lejos, y no cambió mi opinión acerca de la actitud de los personajes, o de la trama en sí.

Así que, en conclusión, Rebecca ha supuesto una decepción bastante grande para mí. Una historia que ha pasado sin pena ni gloria por mi lista de lecturas. 

2/5

¡Nos vemos en el próximo post!

You Might Also Like

4 comentarios

  1. ¡Hola, Patricia!

    ¿Esta novela no te recordó un poco a Jane Eyre? A mí el libro me gustó aunque reconozco que el ritmo no es muy rápido. Lo que más me gusta es que esta novela gira todo el rato alrededor de un "fantasma" y esto hace que su protagonista no nos parezca tan atractiva porque carece de la complejidad de Rebecca. La protagonista creo que está creada simplemente como hilo conductor para que el lector conozca a la primera misteriosa mujer de Max.

    Lo que no me convenció para nada fue la relación entre Max y la prota. Lo vi todo muy frío y forzado. Tú que opinas?

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!

      Alguno de los temas de Rebecca sí que me recordaron a Jane Eyre, pero creo que en Jane Eyre están mejor tratados (no sé si influye el hecho de que Jane sea mi novela favorita), incluso siendo una obra mucho más antigua. Con respecto a la complejidad de la propia Rebecca, tampoco se dio a entender (al menos en mi opinión) qué era lo que pretendía. Yo simplemente la vi como una mala persona, alguien ruin.

      Y sobre la relación de la prota y Max... Madre mía. Se podrían hacer ensayos. En mi opinión no es nada creíble. A ella la vi demasiado Mary Sue, y a él, si lo quisieron hacer en plan Rochester... No lo consiguieron. Las interacciones entre ambos eran o muy forzadas o totalmente inexistentes.

      Menudo tocho te he soltado, jajaja. Dime qué opinas, y mil gracias por pasarte y comentar.

      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Que pena cuando co fiamos en una novela y al final no nos gusta! Espero que la próxima sea de tu agrado! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, Patri. Hacía bastante que no me pasaba... Pero bueno, habrá lecturas mejores ^^

      ¡Besos!

      Eliminar