We Have Always Lived in the Castle

viernes, septiembre 09, 2016


Título: We Have Always Lived in the Castle
Autora: Shirley Jackson
Editorial: Penguin (Modern Classics)
Año: 1962 (edición de 2009)
Páginas: 146
Idioma: Inglés

SINOPSIS


Living in the Blackwood family home with only her sister Constance and her Uncle Julian for company, Merricat just wants to preserve their delicate way of life. But ever since Constance was acquitted of murdering the rest of the family, the world isn't leaving the Blackwoods alone. And when Cousin Charles arrives, armed with overtures of friendship and a desperate need to get into the safe, Merricat must do everything in her power to protect the remaining family. 

  
We Have Always Lived in the Castle es una de esas novelas que no puedes parar de leer hasta que llegas al final. Es corta, pero te muestra una trama muy detallada y unos personajes muy bien descritos y asentados en la historia. La atmósfera de la historia es tan extraña que te inquieta cuando estás leyendo, y sin embargo quieres saber cómo van a acabar las cosas; cómo se van a desarrollar los acontecimientos. Esto se debe, en parte, a la labor de narradora de Merricat Blackwood, la protagonista de la historia.
 
La narración se convierte, en ocasiones, en un monólogo interno de Merricat, con sus cavilaciones y su particular visión de las cosas. Además, es una chica con una imaginación desbordada, cuyas sospechas suelen ser siempre ciertas. En un principio, se me hizo muy raro leer a Merricat, puesto que su manera de ser no cuadraba mucho conmigo, pero una vez le cogí el ritmo a la novela me fue bastante fácil adaptarme a su manera de pensar. 

Por otro lado, su hermana mayor Constance es todo lo contrario. Generosa y en ocasiones muy pasiva en cuanto a lo que la rodea, Constance es el pilar de los restos de la familia Blackwood. Es una chica simpática que se ha alejado del mundo a consecuencia de una acusación injusta hacia su persona, hecho que la ha marcado profundamente. 

Otro punto que debo destacar de la novela es la animadversión que siente el pueblo hacia las hermanas Blackwood. Personas frías que expresan su desdén con miradas, burlas y otras lindezas. Esto alimenta esa atmósfera de la que hablaba antes, y crea una tensión que se rompe de manera radical en el último acto de la novela. 

Para concluir, sólo puedo decir que Shirley Jackson consigue mantenerte en un hilo mientras pasas las páginas. Fui capaz de imaginar las estancias de la casa Blackwood; sus rincones, su enorme estructura; su comedor. El giro argumental es sorprendente, pero como lector no dejas de imaginarlo durante toda la novela. Sin duda, se ha convertido en una de mis lecturas favoritas de este año, y me ha picado el gusanillo por leer más obras de Shirley Jackson


5/5
 
 Dejad lo que os apetezca en los comentarios, y ¡nos vemos en el próximo post!

You Might Also Like

4 comentarios

  1. Hola Patri! Por lo que cuentas pinta muy bien! Adentrarse en la atmósfera de esa manera es de lo mejor que te puede dar un libro! Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Creo que una de las características más destacables de Shirley Jackson es esa atmósfera, y te ayuda mucho a la hora de imaginarte la historia ^^

      Eliminar
  2. Hello! Tu reseña me ha intrigado bastante, tiene buena pinta y además es cortito, así que apuntado queda. Un besico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Si quieres introducirte en la obra de la autora, creo que esta novela es la mejor para empezar :D

      Eliminar