El Aquelarre Oscuro. Prólogo.

domingo, febrero 14, 2016

¡Hola a todos! Tras pensarlo durante bastante tiempo, he decidido colgar también en el blog una historia que comencé para NaNoWriMo 2015, y que pretendo continuar. Intentaré ir subiendo partes cuando pueda, ya que entre el trabajo y las lecturas apenas tengo tiempo. Espero que os guste leerla tanto como a mí me está gustando escribirla. Sin más que decir, os  dejo con el Prólogo de El Aquelarre Oscuro.

¡Nos vemos en el próximo post!


ADVERTENCIA: Todas las historias que cuelgo en este blog son originales, y están registradas en Safe Creative.


EL AQUELARRE OSCURO
 
PRÓLOGO
 
 
 
 
Cuando vi caer al pajarillo a unos metros de mí, paré de caminar. Me quedé mirando cómo descendía lentamente, como una bola de plumas que poco a poco era más inerte. No hizo ruido al tocar la acera, ya fuera porque había mucha gente que caminaba a mi lado, o porque simplemente era tan pequeño que era imposible que lo hiciera. 

Me acerqué al lugar, frunciendo el ceño. Observé la mancha que había dejado el ave al chocarse contra el cristal del escaparate de aquella panadería, en cuyo interior las cosas seguían su curso habitual. Las alas del pequeño pájaro aún se movían en pequeños espasmos, como si quisiera recuperar la vida que se le escapaba del cuerpo. Lo recogí con ambas manos, y su sangre manchó la punta de mis dedos. La escena me había resultado chocante. No deseaba que hubiese ocurrido, aunque fuese la cosa más banal del mundo. 

El pájaro murió en mis manos con un último chillido lastimero. Había conseguido salir de la abarrotada calle y me había sentado en uno de los bancos de madera de un pequeño parque cercano.

Hacía frío. El otoño había llegado a Londres unas semanas antes y el parque estaba lleno de hojas caídas. La naturaleza moría para dejar paso al invierno, y volvería a renacer cuando llegase de nuevo la primavera. Dejé el cuerpo sin vida del pajarillo bajo un lecho de hojas, junto a un árbol, y me limpié las manos con un pañuelo de papel, que abandoné en la papelera más cercana. Luego, me arrebujé en el interior de mi abrigo y, tras meter las manos en los bolsillos, continué mi camino. 

El cielo amenazaba con descargar un buen chaparrón, por el aspecto de las nubes, y el aire frío que me rodeaba. Debía llegar a casa; debía pensar en lo que acababa de ocurrir y prepararme para lo que pudiese pasar en el futuro cercano, porque lo que acababa de presenciar era un augurio de muerte.

You Might Also Like

4 comentarios

  1. ¡Pues promete! Por cierto, y disculpa si mi pregunta no es apropiada: ¿Audrey blackwood es tu seudónimo?. So, lo admito, soy curiosa por naturaleza, pero siempre puedes mandarme a por limones y pasar de la pregunta.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¡Muchísimas gracias por leerlo! :D La pregunta es totalmente apropiada :) Y no, no es mi seudónimo, es el nombre de la protagonista de la historia ^^ Lo que pasa es que etiqueté el post con el nombre de la prota, y al ser la primera etiqueta que sale, pues se ha puesto ahí arriba :P (Menudo rollo de respuesta, perdón xD)Me alegro de que te haya dejado intrigada, espero poder seguir colgándolo poco a poco ^^

      Eliminar
    2. Gracias por responder! :). Pues a medida que los subas, lo iré leyendo, no lo dudes. Un abrazo y ¡nos leemos!

      Eliminar
    3. Gracias a ti! Espero que te guste la primera parte del primer capítulo, que ya está colgada :)

      Eliminar