La Cumbre Escarlata

jueves, noviembre 19, 2015


SINOPSIS

Como consecuencia de una tragedia familiar, una escritora es incapaz de elegir entre el amor de su amigo de la infancia y la tentación que representa un misterioso desconocido. En un intento por escapar de los fantasmas del pasado, se encuentra de pronto en una casa que respira, sangra… y recuerda. **

La Cumbre Escarlata engloba todos los elementos del género Gótico que tanto gustó en la literatura inglesa del siglo XIX: una protagonista que parece estar desvalida -y no lo está-, grandes páramos fríos y desolados, una casa enorme y que parece estar encantada, fantasmas que no han encontrado descanso, y personas atormentadas, frías y solitarias, con historias familiares horrorosas. Allerdale Hall -la casa donde transcurre gran parte de la historia- se presenta como uno de los principales personajes de la historia, en mi opinión. La casa tiene personalidad, estando en medio de un terreno muerto que rezuma arcilla roja como si de sangre se tratara. Es una estructura monstruosa y señorial que no ha sabido resistir el paso de los siglos, y que está en su fase más decadente. Sus dueños, Sir Thomas (Tom Hiddleston) y Lady Lucille Sharpe (Jessica Chastain), son los dos hermanos herederos de la propiedad, que han tratado de devolverle la gloria que antaño tuvo a la casa, pero sin éxito.

Sin embargo, los secretos de Allerdale Hall saldrán a la luz cuando Edith Cushing (Mia Wasikowska) ponga el pie en el interior de la casa, tras contraer matrimonio con el misterioso Thomas. 


El apartado visual de la película es espectacular. Los interiores de la casa dan auténtico pavor, y los efectos visuales son una maravilla, y hacen que el espectador se quede pegado a la pantalla. La música acompaña muy bien a cada escena, ya sea una de tensión, o una más emotiva. El contraste de colores es, en mi opinión, uno de los mejores que he visto, pues en este tipo de películas siempre se utilizan paletas más bien oscuras, o incluso grises. En este caso, podemos ver desde el negro más negro hasta el rojo más intenso, pasando por los colores pasteles y los colores tierra, e incluso el blanco intenso. 


Las interpretaciones del trío protagonista son muy muy buenas. Cabe destacar la magnífica interpretación de Jessica Chastain, que borda a Lucille Sharpe. Una mujer con muchos claroscuros, con mucho misterio, y también con muchos sentimientos encontrados. Por otro lado, Tom Hiddleston en su papel de "antihéroe" de la historia, que ejecuta a la perfección. Finalmente, Mia Wasikowska, espectacular como una Edith Cushing algo inocente al principio de la historia; una chica que nunca ha conocido el amor verdadero, pero que se enamora de Thomas sin reparos, y que poco a poco, a medida que avanza la trama, se convierte en una mujer que toma las riendas de la situación y se prepara para lo que sea que deba ocurrir.

Todos estos elementos convergen de manera extraordinaria gracias a la imaginación de Guillermo del Toro, que nos ha brindado películas como Hellboy o El Espinazo del Diablo, y que siempre da su particular toque a cada historia que dirige. 

En conclusión, La Cumbre Escarlata es una película para amantes del género -como yo- y para todos aquellos que quieran pasar un buen rato, ya sea asustándose o preguntándose qué clase de demonios podemos llegar a tener en nuestro interior como seres humanos. 

5/5

**Sinopsis obtenida de Filmaffinity.

You Might Also Like

0 comentarios